Lista de (emo/can)ciones.

A continuación, un listado de canciones, con sus respectivas emociones. Un ejemplo clásico, y otro algo más actual:

Alegría
Can Can by Offenbach on Grooveshark
Born to Be Wild by Steppenwolf on Grooveshark
Pasión
Adagio in G minor for organ and strings by I Solisti Veneti conducted by Claudio Scimone on Grooveshark
Undisclosed Desires by Muse on Grooveshark
Amor
Nocturne Op. 48 No. 1 by Chopin on Grooveshark
Stop The Clocks by L.A. on Grooveshark
Dolor
Otra inútil canción para la paz by Extremoduro on Grooveshark


Symphony No.3 of Sorrowful Songs, Lento by Henryk Gorecki on Grooveshark
Miedo
Suggestions Diaboliques, Op. 4 by Sergei Prokofiev on Grooveshark
Of Silence by Sonata Arctica on Grooveshark
Triunfo
Vivaldi: Allegro from The Spring from "The Four Seasons" by Vivaldi on Grooveshark
We Are The Champions by Queen on Grooveshark

Melancolía
Méditation de thaïs by Jules Massenet on Grooveshark
Wind of change by Scorpion on Grooveshark

Cerebro en funcionamiento

Se dice que la edad correcta para empezar a tocar un instrumento está entre los ocho o nueve años. Claro está, que si nuestra pretensión es ser un gran músico en el ámbito clásico es de total necesidad, pero ni todos tienen este propósito, ni tuvieron la oportunidad de comenzar tan pronto, bien por falta de interés o de oportunidad. 
Alejado de querer ser el número uno en la música, y centrándonos en el aspecto de expresarnos de una forma distinta a las palabras, hay que decir que la tocar algún instrumento no sólo es bueno para desarrollar nuestras aptitudes musicales, sino que nos ayuda a mantener el cerebro activo. 
Un reciente estudio de la Universidad de Harvard comprobó que la música es un idóneo estímulo para desarrollar y estructurar el cerebro, independientemente de la edad. De esta forma, la música no solo es una forma de deliberar nuestros sentimientos, o de ocultarlos, sino que se convierte en un aspecto importante en nuestra salud mental y física. El placer que nos genera escuchar música tiene un poderoso efecto, vigoriza el funcionamiento neuronal, así como el crecimiento y reemplazo de las células cerebrales.
Así que... ¡Música, maestro!

La música en nuestra rutina

Muchos estudios se hacen para descubrir los beneficios de la músicacon el objetivo de encontrar la relación entre la música y su efecto en el funcionamiento del cerebro. Entre las terapias de la medicina alternativa se encuentra la musicoterapia, que puede actuar en diferentes situaciones.


Las emociones
 La música tiene la habilidad de cambiar nuestro estado de ánimo, o simplemente reconfortar el que se posee. Todo depende de lo que escuchemos; siempre hay una música para cada situación, por ello no es correcto centrarse en escuchar un solo estilo de música y rechazar el resto. Toda melodía tiene algo para enseñarnos. Quizá una tranquila, para momentos de tensión, algo fuerte, para dotarnos de fuerza... Obtendremos lo que queremos con nuestra banda sonora elegida correctamente.

Olvidar el estrés, evadirse del mundo...



...O alentarnos en esos momentos en los que olvidamos nuestras metas, y necesitamos un empujón para seguir adelante.

El deporte
Quizá no haya algo más motivador que un buen ritmo a nuestro gusto, para que nos acompañe kilómetros tras kilómetros, para sentirnos tan inagotables y fuertes como nuestra música.
Además, multitud de estudios han aprobado lo beneficioso que es la música en el deporte, para mejorar la coordinación motora de nuestro cuerpo. Para ello, lo ideal es música con el ritmo bien marcado.
Con la tecnología de Blogger.